Cara de póker

Es la que se me queda a mi cuando: Al ponernos a jugar en casa después del cole, se vienen a mi habitación (a leer cuentos, por ejemplo, que les gusta leerlos en mi cama…) se quitan los zapatos y me dicen: “ay mamá, que tengo un poco de arena en los zapatos” “¿Cóoooooommmmmooooo? peroSigue leyendo “Cara de póker”

Molde para cocinar

Yo utilizo el molde para cocinar y hacer maravillosos platos con tres tonterías. Sí, es así, tu tienes cuatro cositas cutres en la nevera y quieres hacer una maravilla, propia de un chef de prestigio y con este simple molde… ¡voilá! Ahí va la prueba para incrédulos: Primero (y fundamental): el molde de marras. Segundo:Sigue leyendo “Molde para cocinar”

Mi último intento por dejar de ser la madre de la naranja

El 4 de febrero, es el cumple de mi hijo mediano (el de la naranja) y su tarta es siempre un reto para mi (desde aquel fatídico día en la guarde). Este año, están en el cole estudiando la época medieval, y le hemos regalado un disfraz de caballero por su cumple. Pero, eso noSigue leyendo “Mi último intento por dejar de ser la madre de la naranja”