Los tiempos cambian…

Los tiempos cambian, aunque se mantenga la esencia, no es lo mismo los ochenta que el año 2000. El fin de semana pasado nos fuimos de visita a Segovia. Mi hija mayor estaba estudiando la historia y la influencia que han tenido las antiguas culturas en el la Edad Contemporánea y nos fuimos a ver el Acueducto que fueSigue leyendo “Los tiempos cambian…”

Corriente y moliente

Me gusta el programa Equipo de Investigación, pero me desquicia un poco el tono de Gloria Serra. Utiliza un tono siempre misterioso de “he-desvelado-un-secreto-flipante”, aunque sea algo corriente y moliente. La misma emoción pone al descubrir la identidad de un capo de la mafia rusa buscado por la Interpol y afincado en España, que ante el impactante testimonio de la tendera del barrioSigue leyendo “Corriente y moliente”

Pos(vacacional)

Pos: “Detrás o después de” así lo explica la RAE, aunque yo añado: detrás o después de eventos, cuya finalización generan depresión, noria de sentimientos y deseos de volver al momento en el que pos no formaba parte de la palabra que precede… Y estoy hablando del síndrome posvacacional, que todos hemos vivido de manera intensa estos díasSigue leyendo “Pos(vacacional)”

La ciudad

 La ciudad que mis hijos han imaginado es muy apropiada para los tiempos que corren. Tiene servicios fundamentales, casi todos relacionados con los medios de transporte: carreteras, embarcadero, helipuerto y aeropuerto, tren y… no podía faltar un hueco para el globo aerostático (por si no os cabe en el trastero, que esas cosas ocupan mucho). Y además,Sigue leyendo “La ciudad”

Merendar en familia

Nos gusta ir juntos a merendar los domingos; Cola-cao, churros, un bollito… “Muy divertido“, sobro todo por la tranquilidad que se respira, que os podéis imaginar que es de anuncio de cereales de desayuno, todos sonreímos y nos reímos de las ocurrencias de unos y otros, mientras disfrutamos de nuestra merienda sin mancharnos… Jajajaja, ¡quéSigue leyendo “Merendar en familia”

¿Por qué eres del Atleti?

No se si recordáis ese anuncio en el que un niño le preguntaba a su padre por qué eran del Atleti y el padre, mirando por el retrovisor y con cara de póker, era incapaz de proporcionar ningún argumento. Llevo unos días acordándome del anuncio, porque mi hijo de cuatro años recién cumplidos, es delSigue leyendo “¿Por qué eres del Atleti?”